jueves, 15 de junio de 2017

La quiebra del Banco Popular habría costado 30.000 millones al Estado sólo por cubrir depósitos


El Fondo de Garantía de Depósitos sólo disponía de recursos para proteger al 20% de los depositantes y habría necesitado el apoyo del Tesoro.

La alternativa a la venta del Banco Popular habría implicado un coste inicial para el Estado espectacular.


El Tesoro habría tenido que asumir un riesgo de, al menos, 30.000 millones de euros si, en vez de vender el Banco Popular al Santander, se hubiera activado el Plan B: la suspensión de pagos. La razón es que el Fondo de Garantía de Depósitos  se encuentra en precario y apenas cuenta actualmente con recursos para cubrir el 20% de los depósitos que tenía la entidad, por lo que habría tenido que pedir ayuda al Tesoro para cumplir la normativa y devolver los 100.000 euros preceptivos por depositante.

Fuentes oficiales del FGD declinaron ayer explicar a EL MUNDO con qué recursos cuentan actualmente para cubrir los depósitos en una eventual crisis bancaria y se remitieron a su último informe anual. En él se especifica que, a 31 de diciembre de 2016, «las disponibilidades financieras ascienden a 6.821 millones», cuando, según aseguró el lunes en el Congreso de los Diputados el ministro de Economía, Luis de Guindos, los depósitos de personas físicas que habría que garantizar en el Popular ascendían a 35.900 millones.












Conclusión: Yo pienso que es mejor que el banco Santander haya comprado al banco popular por un euro para rescatarlo, puesto que sino, hubiéramos tenido que pagar todos los españoles junto con el estado una gran cantidad de dinero para pagar a los depositantes que tenían su dinero en el Banco Popular.

Enlaces: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario